Calendario Maya: 12 Kawoq (13 de Julio 2012)

Hoy 13 de Julio es según el Calendario Maya 12 Kawoq.  Hoy es un día con una energía azul con blanco.  El azul se presta para que podamos expresar, comunicar nuestro dolor o nuestras lágrimas (el blanco), y Kawoq significa que tendremos una energía propicia para hacer actividades familiares, sanar situaciones relacionadas con nuestra familia, momentos de reunirnos en comunidad, con los vecinos, o personas cercanas y queridas.  También hoy tendremos un día muy lindo para visitar la naturaleza, para caminar, para deleitarnos con el viento, con el agua y la hermosa vegetación y con toda la belleza que nos rodea.

Este día es especial para pedir por la sanación de nuestros bloqueos que se han gestado en nuestras familias, por todos aquellos bloqueos que vienen de nuestros ancestros o de secretos o traumas familiares.  Hoy es un buen día para pedir mucha luz para limpiar y sanar todas esas situaciones.

La frase especial para el día de hoy es:  Yo ahora voy más allá de los temores y limitaciones de los otros.   Es mi mente la que crea mis experiencias.  Yo soy ilimitada en mi propia habilidad de crear todo lo bueno en mi vida.

Historia asociada al día de hoy.  (Anthony de Mello)
Una noche, mientras se hallaba en oración, el hermano Bruno se vio interrumpido por el croar de una rana. Pero, al ver que todos sus esfuerzos por ignorar aquel sonido resultaban inútiles, se asomó a la ventana y gritó: “¡Silencio! ¡Estoy rezando!”

Y como el hermano Bruno era un santo, su orden fue obedecida de inmediato: todo ser viviente acalló su voz para crear un silencio que pudiera favorecer su oración. Pero otro sonido vino entonces a perturbar a Bruno: una voz interior que decía: «Quizás a Dios le agrade tanto el croar de esa rana como el recitado de tus salmos…» «¿Qué puede haber en el croar de una rana que resulte agradable a los oídos de Dios?», fue la displicente respuesta de Bruno. Pero la voz siguió hablando: «¿Por qué crees tú que inventó Dios el sonido?»

Bruno decidió averiguar el porqué. Se asomó de nuevo a la ventana y ordenó: “¡Canta!” y el rítmico croar de la rana volvió a llenar el aire, con el acompañamiento de todas las ranas del lugar. Y cuando Bruno prestó atención al sonido, éste dejó de crisparle, porque descubrió que, si dejaba de resistirse a él, el croar de las ranas servía, de hecho, para enriquecer el silencio de la noche.

Y una vez descubierto esto, el corazón de Bruno se sintió en armonía con el universo, y por primera vez en su vida comprendió lo que significa orar.