Credo del Triunfador

1972431_279013085596445_1430718723_n

CREDO DEL TRIUNFADOR

 

El título real de lo que abajo transcribo es “Credo del Optimista”.  Lo escribió Christian D. Larson en 1912, como parte de su libro: “Your Forces and How to Use Them”.  Sin embargo, el texto me parece tan poderoso que va mucho más allá del optimismo.  Vale la pena profundizar en cada frase y reflexionar sobre los beneficios que obtendríamos de aplicarlas rutinariamente en nuestra vida:

 


Prométete:

 


Ser tan fuerte, que nada pueda perturbar tu paz espiritual.

 


Hablar de bienestar, felicidad y prosperidad a cada persona con quien te encuentres.

 


Hacer sentir a todos tus amigos que siempre ves algo positivo en ellos.

 


Ver siempre el lado favorable de las cosas y que tu optimismo sea una realidad positiva.

 


Pensar sólo en lo mejor, trabajar siempre por lo mejor y esperar siempre lo mejor.

 


Entusiasmarte del éxito de los demás como lo haces del tuyo.

 


Olvidar los errores del pasado y luchar para alcanzar verdaderos éxitos en el futuro.

 


Tener siempre un semblante sereno y brindar una sonrisa a todas las personas con quienes te comunicas.

 


Dedicar todo el tiempo necesario para mejorarte a ti mismo y así no tendrás tiempo para criticar a otros.

 


Superar la preocupación, ser noble y no enojarte fácilmente, ser tan fuerte como para no sentir temor, y lo suficientemente feliz para evitar que las dificultades te acobarden. 

 

Pensar bien de ti y proclamar esa creencia al mundo, no necesariamente de palabra pero sí con tus acciones. 

Vivir en la fe de que todo el mundo está de tu lado mientras seas lo mejor que puedes ser.”