La magia de pintar mandalas

He aqui una práctica muy hermosa que pueden hacer todos los días, tres veces por semana o una vez por semana, pero que es realmente útil y gozosa el hacerla. En el internet hay muchos formatos ya hechos de Mandalas en blanco y negro listos para ser impresos y pintar. Cada vez que uno se sienta enojado, o triste, estresado, deprimido, confundido o cansado, una gran opción para ayudar a sanar ese sentimiento es pintar un Mandala.

1. Escoja “para su mayor beneficio” el formato de mandala que más le llame la atención de los que encuentre en internet.

2. Imprímalo en una hoja en blanco y disponga de buenos crayones, o acuarelas, o acrílicos o crayón pastel, lo que a usted le guste más para pintar.

3. Prepare un lugar cómodo en su cuarto para pintar con música linda y especial y ponga un aroma delicioso.

4. Pida a su familia o personas que estén en su casa que no lo interrumpan por espacio de una hora.

5. Dése permiso de sólo sentir la música e ir pintando tranquilamente, despacio cada espacio del Mandala.

6. La clave consiste en decidir primero qué pedacito voy a pintar y luego sin ver los colores, escoher el que mi mano elija para mi mayor beneficio y pintar el espacio previamente pensado o seleccionado para pintar con el color que se escogió sin verlo.

7. Se va a sorprender mucho cuando vea la combinación de colores que quedan impresos en el Mandala porque nunca serán los que usted pensó que escogería, sin embargo, son los colores exactos que su alma necesitaba en ese momento para sanar.

8. Al terminar el Mandala, póngalo frente a usted y dése el permiso de contemplarlo durante unos 10 a 15 minutos.

Lo más importante al pintar el Mandala es dejar que los sentimientos fluyan, si mientras lo está pintando le dan ganas de llorar, llore, si le dan ganas de silbar la melodía o cantarla, hágalo. Al haber terminado la meditación, se dará cuenta que se siente mucho mejor, y que hasta soluciones de problemas han venido a su mente y a su corazón y que estará en una nueva disposición para continuar. El pintar un Mandala es como hacer un stop en el camino para cargar baterías, para reequilibrarse consigo mismo, y poder continuar con renovadas energías.

Interesante no?

76086_581134708588875_1059284793_n