Carlota Arco Iris

Hay momentos en la vida en que un evento o una actividad que realizas te trae a tu consciente recuerdos de alguna persona que amaste o con la que compartiste lindos momentos.  Estoy acompañando a mi hija y a su esposo aquí en Miami y me he deleitado viendo la creatividad que ellos tienen para cocinar.  Eso a mí me cae muy muy bien porque precisamente la cocina no es uno de mis fuertes, ustedes saben que mi parte fuerte es mi intuición, la energía, el péndulo ja ja!!  Pues esta semana en que he estado combinando el trabajo con el disfrutar de mis hijos, nos ha dado por hacer recetas distintas, mejor dicho, yo he observado cómo ellos hacen sus recetas espectaculares y yo me animé a empezar a recordar algunas buenísimas recetas que tenía mi mamá y que hacía mucho mucho tiempo que yo no las hacía.  Para mi sorpresa, mi gran sorpresa, ellos pusieron una cara de:  qué delicia!! cuando probaron mi Horneado de Pollo, y me sentí llena de satisfacción, y más aún cuando me pidieron si lo podía repetir!!

También les preparé unos frijolitos colados y especiales, como los hacía mi mamá y los dejé, como decimos en Guatemala, limpiando el plato y también me sentí muy feliz!  Hoy estoy aquí en la cocina, acompañada de ellos porque me están observando hacer una “Carlota Arco Iris”  y mientras vamos platicando y platicando, estoy preparando 4 gelatinas de diferentes colores, que me van a servir mañana para hacer la super receta.  Esta receta la hacía mi mamá cuando éramos niños y es de los postres que con más nostalgia y alegría recuerdo porque era un postre lleno de colores y como ustedes saben, las terapias que a mí me apasionan son precisamente las terapias con colores.  Pues estoy aquí escribiendo mi artículo, mirando los cuatro trastecitos de gelatinas de sabores, escuchando y platicando con Gabi y Alex y teniendo muy presente que la próxima vez que esté en Guatemala, voy a llevar los ingredientes y la voy a hacer con mis dos nietas preciosas para que disfruten el hacer este postre de colores como yo lo disfruté cuando era niña.

Mami, esta semana te he tenido presente de muchas formas, a través de tus deliciosas recetas con tanto colorido y sabor que hacía tiempo yo no preparaba, y te he tenido presente al estar aquí en la cocina platicando con mis hijos que tanto quiero,  mientras cocino,  y estoy segura que de ahora en adelante voy a seguir haciendo recetas deliciosas porque descubrí que mientras cocino, y mientras expreso mi  creatividad, las palabras fluyen, los sentimientos disfrutan, el corazón se alegra!