Conversatorios de Mujeres – agradecimiento!

El 28 de octubre del año pasado, 2011, iniciamos nuestro primer Conversatorio de Mujeres en Antigua Guatemala.  Gracias al programa de Radio que tenemos todos los miércoles a las 8 de la mañana en Radio Amiga,  se ha podido llegar a muchas personas y a muchas mujeres no solo de Antigua, o de Ciudad Vieja, o de los pueblecitos cercanos, sino también mujeres que han venido de la capital para compartir, para aprender, crecer, compartir.

Ahora que estamos llegando a cumplir un año de estarnos reuniendo todos los meses entre 40 a 60 mujeres de diversas edades, quiero hacer una recapitulación de lo que hemos compartido y aprendido.  Tuvimos el gusto de tener al Maestro de Tai Chi Emilio Eva, quien nos dio unos ejercicios sencillos y muy interesantes y nos tuvo a todas distribuidas en el lindo jardín de Casa Concepción tratando de imitar sus fluidos movimientos.   Tuvimos a la Maestra y Terapeuta en Percusión Beatriz Pinto quien nos llevó 60 tambores y muchos instrumentos diversos e hizo que armáramos una estupenda orquesta y que todas nos sintiéramos niñas!  Tuvimos a Valentina Morales haciendonos una terapia de Mandalas super especial que nos hizo llorar mientras dibujábamos y que nos hizo volver a agarrar crayones, que estoy segura que muchas de nosotras no habíamos pintado desde que estábamos en el colegio.  Su servidora dio un taller del Lenguaje maravilloso del Color para que cada una en casa pueda saber qué le está pasando a nivel emocional y poder ayudar también a sus familiares cercanos.  Hemos aprendido terapias de cómo sacar cólera, cómo sacar miedos.  Hemos compartido historias que han salido de nuestras corazones, hemos compartido lágrimas, hemos compartido risas y sobretodo..  Hemos hecho cambios positivos en nuestras vidas y nuestra salud ha mejorado.

Hoy a través de estas líneas quiero contarles que este grupo de mujeres lo inicié siguiendo mi voz interior,  y a raiz de la desaparición  de Cristina Siekavizza, y de todo el dolor que su caso trajo a toda su familia, de la cual yo también soy parte.  Entre la confusión, el dolor, y la incertidumbre,  uno se pregunta:  qué mensaje nos trae este caso? qué nos estaría diciendo Cristina? en qué tenemos que mejorar? qué errores no se deben repetir?  en quiénes todavía podemos prevenir estas situaciones?, etc., etc. y eso me llevó a convocar a las mujeres a través de la radio.  Quiero contarles que la primera vez que nos reunimos yo tenía puestas 15 sillas en círculo para recibirlas, y esperé, y esperé,…. y empezaron a llegar 15, 16, 17, 20, 25……hasta que llegaron 50.  Cincuenta mujeres en el primer conversatorio y el número no ha bajado en todo el año!  Ha sido una experiencia maravillosa, nuestro corazón realmente se ha sentido pleno y grande.  Hoy quiero agradecer a esas maravillosas mujeres y a Cristina, porque desde donde se encuentre sé que quiere respeto y dignificación para todas las mujeres.