Despréndete!…. continuación

rain-180129_L

10-DESPRÉNDETE de la crítica, para comenzar a crear. Por qué no dejamos tranquilos a los otros y sus vidas, dejamos de juzgarlos y nos ocupamos del presente. Si así fuera, este mundo sería diferente, como diferentes seríamos nosotros, ya que dispondríamos de un tiempo hermoso y en paz para concretar muchos planes e ideas afinando así las capacidades y habilidades con las cuales fuimos dotados.
Por supuesto, la palmadita en la espalda, la mano en el hombro del otro y los aplausos son estímulos sinceros en sus creaciones, intentos y aciertos.

 
11-DESPRÉNDETE de la falsa moral, así gozarás. Disfrutarás de los otros, de la creación y hasta de ti mismo, porque al ser “natural” te amarás y lo mismo harás con los amigos, padres, hijos y familiares, pues no tendrás reparo en repartir abrazos y decirles “cuánto los quieres”, ni pensarás mucho en manifestar tus emociones; “serás tú mismo”, sin complicarte, sin ser juez, sin ser verdugo.
Las leyes de convivencia fraterna las llevamos escritas en el alma, poniéndolas en práctica nos llenan de la profunda alegría que sólo un corazón sin prejuicios puede sentir.
Es un poco difícil frente a la sociedad con sus parámetros ser espontáneo y no “comportarse”, pero antes que todo esto está la vida que fluye de dentro a cada instante y no hay tiempo que perder en formalismos. La vida es corta, lo natural es ser feliz y contagiarlo.