Disfrutamos de la vida?

7955071-disfrutar-de-la-vida--mujer-tumbada-en-la-hierba

¿Por què nos sentimos, a veces, tan cansados o tan oprimidos?
Ademàs que el tiempo parece que se ha encogido para las tareas diarias, las cargas emocionales que llevamos a cuestas y las actitudes, nos agotan la energía.
¿Serà que todavía podemos recuperar “vida” y expresarnos creativamente?
¿Por què hay personas alegres, que aparentan menos años de los que tienen y conservan su vivacidad y atractivo?
Es porque no arrastran cargas inservibles, porque las han tirado por la borda y no aceptan màs mandatos emocionales o espirituales irrazonables.
Estas personas que por fin pueden expresar sus capacidades innatas y su amor a la vida, han decidido caminar como dice el poeta Machado: “ligeros de equipaje”, porque al fin y al cabo,  como canta Cabral: “somos clase turista, de paso”.
Esto no sòlo vale para lo material, sino para los cargamentos de: “deberìas”, “no deberìas”, “aparenta”, “no sòlo hay que ser bueno sino parecerlo”, “la sociedad acepta o no acepta”, “aquello es condenable”, “eso no es o sì es ètico”, “tienes que dar cuenta de tu comportamiento a”…y ya no digamos los juicios y prejuicios que siempre tenemos en la punta de la lengua.  No nos desgastemos estérilmente.
Hay que reconocer en la vida cotidiana las cargas que nos sobran y afirmar sin miedo todo lo que nos devuelve bienestar.
Para ello debemos darnos permiso de saborear la vida y disfrutarla, de descansar y haraganear sin remordimientos, elegir amistades positivas y separarnos de  las que no me permiten ser yo.
Puedo volver atrás en mis opiniones, me puedo equivocar, cancelar compromisos, no ser la única que pone el calor al hogar o el alma en la fiesta.
No he nacido para entretener y dar energía a los demás o costa de agotarme yo. No permito que me empujen. Yo elijo.