El corazón, el maravilloso corazón!

Hoy en el programa de Radio de la mañana hablé sobre el corazón, y sobre lo importante que es darnos cuenta de por qué se enferma el corazón, por qué los padecimientos del corazón, por qué los infartos, por qué los problemas con el corazón físico.

El corazón se puede enfermar por causas físicas, pero la mayoría de las enfermedades del corazón se originan de problemas, de dolores, de separaciones, de traiciones, que no hemos resuelto, que no hemos sanado.  En otros casos enfermamos al corazón porque preferimos forzarlo y violentarlo para que trabaje sin descanso porque nuestro objetivo es ser exitosos, ser poderosos, tener mucho dinero, aunque tengamos un stress espantoso, aunque trabajemos 16 horas diarias, y aunque nuestro corazón nos de señales de auxilio que nunca escuchamos hasta que éste finalmente se rebalsa y revienta en un infarto, en un paro, en taquicardia o en cualquier disfunción del corazón.

La reflexión que hoy quiero hacer es:  la vida se ha convertido en una carrera, donde todos corren, a veces no saben ni a dónde corren, pero corren, respiran más acelerado de lo normal porque van contra el tiempo, se esfuerzan el doble de lo normal y no se dan cuenta que están forzando su bombita del corazón y que lo están haciendo funcionar a una velocidad para la cual no está diseñado. Además no se dan cuenta que siempre van postergando la resolución de los  problemas, que se tragan las lágrimas para más tarde, que se tragan los “te quieros¨para más adelante, que envían las flores a la persona amada cuando ya se les murió porque no tuvieron tiempo de hacerlo mientras vivía, que trabajan y trabajan y trabajan para tener más y más y se les pasa la vida trabajando, cuando el objetivo de la vida es “ser feliz”.

Corazón mío, maravilloso corazón mío, voy a tratar de escucharte y de preguntarte de vez en cuando cómo estás? cómo te sientes? si realmente estás sintiendo una profunda alegría cada día?  si sientes alegría cuando miramos al cielo? si sientes alegría cuando miramos los ojos de nuestros seres amados?  si sientes felicidad cuando te sientes amado?  si te sientes satisfecho y feliz cuando realizamos algo que nos gusta, si te sientes feliz con el trabajo que realizo, si te sientes feliz cuando canto mientras me baño?  Desde hoy voy a empezar a platicar un poquito más contigo porque creo que te he tenido olvidado y me he olvidado de lo grandioso que eres y del gran trabajo que realizas y de la grandeza y el regalo que me das al permitirme sentir el amor de los otros y el amor que soy capaz de obsequiar.