Flores para sanar el alma – Girasol

th
Sunflower – Girasol
Esta esencia nos habla del conflicto paterno.   Cuando el padre es muy poderoso o muy débil no podemos estructurar bien la individualidad, nuestro yo, y puede suceder que de adultos seamos poco asertivos, con baja autoestima, con poco creencia en nosotros mismos. No nos podemos manifestar con todo el potencial de luz del que somos capaces. De niños siempre buscamos un padre que nos mire y que nos reconozca como seres únicos e individuales, si eso no ocurre, crecemos con carencias sobre nosotros mismos. La función del padre es la de socializar al niño, enseñarle cuales son las reglas, las normas, las leyes, la de enseñar a vivir en sociedad, guiar e informar, cuando hay carencias, por defecto o por exceso, el arquetipo de padre se distorsiona y puede crear conflictos de referencia en el “yo” adulto. La figura paterna también encierra la simbología del Dios Sol como dador de vida, como fuente de vida, como Dios Padre.
La distorsión que podamos tener de niños sobre la figura paterna puede acarrear que de adultos seamos personas apocadas, que nos mantenemos en segundo término y que nos cueste enfrentarnos a figuras de autoridad (jefes, maestros…) o por el contrario, que nos enfrentemos sin razón a todas ellas. En realidad hay enfrentamiento o falta de él a consecuencia del padre que apagó nuestro brillo y nos sofocó tanto que nos hizo agachar la cabeza.
La esencia floral de Sunflower actúa sobre el apocamiento debido a la baja autoestima o sobre la vanidad y el orgullo por una excesiva inflamación del “yo”, Al restaurar la imagen masculina que se ha gravado en el inconsciente los conflictos con la figura paterna o sustitutivas y de autoridad pueden verse desde otro punto y disolverse. Al elevar la vibración de “YO” podemos brillar con nuestra propia luz, no nos sentimos apagados ni sofocados por otros brillos, y podemos desarrollar todo nuestro potencial desde la base de la energía masculina, que tanto hombres como mujeres, llevamos en nuestro interior. Equilibrando la energía del Yin y del Yang podemos recobrar el calor, amor y comprensión en nuestras vidas, mejorar la autoestima y vivir nuestras relaciones desde la igualdad y no desde el apocamiento o la soberbia.
En las plantas se puede compensar la falta de sol regándolas con esta esencia.
La Naturaleza puso a esta preciosa flor solar en nuestros campos para iluminarnos y hacernos erguir en el “YO SOY”, potenciando nuestra autoestima y que las relaciones con los demás estén basadas en la igualdad y el respeto, desde el centro del “YO” que está en equilibrio.
Sacado de Flores que Sanan – Montse