Haga Lugar para lo Nuevo

cuento-una-invitacion-perdida1

Haga Lugar para lo Nuevo
Cada vez que mi hija quinceañera me decía: Mami no encuentro mi calculadora. Le respondía invariablemente: búscala en tu cuarto.
Mami no encuentro mi cepillo, no encuentro mi tarea, no encuentro mis aretes, no encuentro…¡Búscalo en tu cuarto! Y si agregaba: ayúdame a encontrarlo, le respondía: no, porque no vaya a ser que me pierda allí.
Y, de verdad, en su cuarto estaba todo lo perdido; claro, tardaba mucho en encontrarlo.
Pueden imaginarse que había que entrar con cuidado para no pararse en hojas, libros, ropa, etc. etc.
Como soy muy ordenada, en su ausencia cerraba la puerta para no mirar el cuarto y asunto resuelto.
Así que si Ud. quiere que entren aires brillantes a su vida, nueva energía renovadora, empiece por lo material en su hogar, que es el reflejo de usted mismo.
Al Universo le encantan los gestos simbólicos.
Vacíe el refrigerador de los poquitos que se fosilizaron, limpie los armarios, deshágase de todo lo que no haya utilizado en los últimos seis meses.
Si hace un año que no lo usa, decididamente véndalo, cámbielo o regálelo para que fluya energía nueva y vientos nuevos renueven su vida, ya que lo externo revuelto refleja un interior en desorden