La capacidad de poner Límites

He tenido varios casos donde varios pacientes me preguntan, de hecho yo mismo me he hecho la misma pregunta: Cómo se ponen los límites en nuestras relaciones y/o conmigo mismo?

Por eso hoy decidí escribir sobre este tema tan lleno de contradicciones. Todos tenemos límites en nuestras vidas, los límites nos ayudan a desarrollar una relación sana con nosotros mismos y con otras personas.

Los límites son barreras físicas o normas verbales que separan nuestras responsabilidades, nuestros sentimientos, necesidades e intereses de los de otros. Nos ayudan a saber dónde termina y dónde empieza nuestra responsabilidad y dónde empieza y termina la de otras personas, cuando ponemos límites sanos empezamos poco a poco a resolver nuestros propios problemas, por que nos conocemos a nosotros mismos y podemos entrar en el proceso de aceptación personal y con los demás.

El primer paso  para cualquier relación o para cualquier límite, es empezar por nosotros mismos, desde cuáles son nuestras necesidades físicas y emocionales hasta delimitar nuestro espacio, aceptar nuestras emociones, conocer nuestra personalidad, todo esto es  parte de los límites personales.

Por ejemplo: un paciente no lograba dormir, tenía insomnio y no entendía por qué, cuando vino a terapia de Reprogramación fuimos buscando causas de por qué tenía insomnio y llegamos a la conclusión que no se estaba poniendo el límites para descansar, su nivel de exigencia era tal que si estaba acostado en la cama se desesperaba y sentía no estaba siendo útil, encontramos que desde niño este límite se rompió. De niño la mamá tenía que trabajar y se quedó a cargo de la abuelita, como la señora era una persona mayor, se levantaba a las 5 de la mañana y en época de vacaciones, el paciente recuerda que su abuelita le decía que solo la gente inútil dormía tanto, el cargo de conciencia era tal, que ahora de adulto este paciente no sabía como parar, trabajaba y trabajaba y no descansaba.

Después de liberar este bloqueo, y hacer una terapia de cortando lazos con ese patrón y poner el límite externo hicimos un ejercicio que decía mas o menos así: te lo agradezco abuelita, pero ya soy adulto y yo puedo decidir cuando descansar y cuando trabajar, ahora me libero de las limitaciones del pasado, me doy permiso de descansar y no forzar mi cuerpo más allá de límite, soy libre.

Es impresionante todas aquellas barreras que ni nosotros mismos nos hemos dado cuenta que tenemos o que hacemos y todo por que tal vez no me estoy poniendo límites sanos.  Hay una frase de Deepak Chopra que me encanta:  La incertidumbre y la certeza son partes necesarias de nuestra vida, la Certeza debe existir para que haya orden, el orden natural de las cosas, el cielo arriba, la tierra abajo, pero la incertidumbre debe existir para darle paso a lo nuevo.

Por esto los invito a analizar cómo están los límites en nuestra vida, el color que nos ayuda a ponerlos de forma sana es el verde, usar una pulsera verde, tomar nuestros líquidos en color verde puede ayudar. Les dejo estos tips de cómo saber cuándo poner un límite sano en nuestras relaciones:

  •             Cuando prestamos a atención a nuestros sentimientos, por ejemplo: si nos sentimos enojados, culpables o usados, quiere decir que no se ha puesto un límite sano y es necesario ponerlo o cambiar uno existente.
  •       Algunas veces puede que necesitemos comunicarle verbalmente nuestros límites a las personas con las cuales los estamos estableciendo, desde nosotros mismos hasta alguien externo.
  •      Siempre que se ponga un límite estemos abiertos a escuchar opciones y dudas  una vez estas sean dadas de forma respetuosa.
  • Y pese a que hayan objeciones, enojos o hasta peleas sin sentido, debemos ser firmes en nuestros límites marcados por lo que sentimos. Si decidimos reconsiderar nuestros límites en caso de que haya un desacuerdo, algo que funciona mucho es hacerlo a solas de acuerdo a nuestro tiempo y momento, jamás forzar las cosas.

Salud!  Josué.