La culpa! lindo artículo

images

La culpa en positivo o en negativo?

La culpa suele ser provocadora de sufrimiento, a veces se vuelve crónica.  La culpa, si la pudiéramos definir diríamos que es:   Una voz interna culpadora que escucho, una voz interior que me está culpando o acusando de algo que hice o que no hice o que sentí o que no sentí, o que pensé o no pensé.

Me puede decir:  le mentiste a tu hijo, no cuidaste de tu papá, no diste ayuda a esta persona, no te ocupaste bien de tu empresa.  Es una voz que me está acusando o culpando de algo que hice.

La consecuencia de escuchar esa voz es sentirme culpable debido a que los seres humanos tenemos normas en las cuales regimos nuestro comportamiento.  La religión, la cultura y el país puede cambiar ese conjunto de pautas o normas, sin embargo hay pautas o normas que son comunes a culturas y a religiones y a la naturaleza de nuestra alma.  Cada vez que yo realizo una acción que transgrede una de esas pautas organizadas dentro de mí, se activa una señal, una voz que me informa que he transgredido eso que es una norma para mí.

La culpa es una información necesaria porque necesitamos un aviso cuando estamos rebalsando o desequilibrando nuestro Ser.    Lo importante es cómo recibo esa información.  Cómo me culpa este culpador interno.  Si me acusa de una manera que me informa de un error que yo cometí y me ayuda a reparar ese error, en ese caso es una culpa reparadora porque me ayuda a reparar.

El culpador puede informarme de una manera que me aniquile que es lo que frecuentemente pasa.  Si mi hijo pequeño estaba enfermo y yo hice un viaje que tenía programado.  Voy en el avión y la voz culpadora me puede decir:  eres un egoista, eres un desconsiderado, no mereces disfrutar este viaje y no te voy a dejar disfrutar un solo segundo de esta experiencia porque no te lo merececes, y así va a suceder porque van a suceder situaciones difíciles que hagan que no pueda disfrutar de ese viaje y tampoco que ayude a mi hijo.

De modo que esa voz culpadora no va a mejorar la condicion de mi hijo, ni la mía y arruina lo que estoy haciendo.  Este es el aspecto disfuncional y retorcido de la culpa que no repara sino destruye, que no construye sino aniquila,  que no ha aprendido a ejercer bien su función de informar que algo ha sido transgredido y necesita ser reparado.

Esa voz culpadora  podría incluso dar soluciones a las situaciones, y se convertiría en un informante aliado que me informa y me ayuda a encontrar soluciones al problema y lo convierte en una situación de aprendizaje.  Esta es la culpa que repara.

Interesante no?