La Naturaleza se Comunica

Quiero contarles una historia bellísima que me ocurrió y que sé que les llenará su corazón como llenó el mío en ese momento y cada vez que la cuento.

Fui contratada para ir a revisar a través de la Radiestesia ,por qué en una casa muy bonita y nueva , había una pared que se mantenia mojada todo el tiempo, realmente mojada.  La  pared daba de un lado a la sala y del otro lado al jardín.  La dueña de la casa me mostró la pared del lado de la sala y estaba verde verde de tanto musgo y moho,  y del lado del jardín la pared estaba completamente mojada, como si la pared estuviera llorando.  La señora me contó que ya había llegado el arquitecto y otras personas a revisarle su casa y que todas las tuberías, inclinaciones de techo, etc. etc., estaban perfectas y por lo tanto, no había ninguna razón para que la pared permaneciera mojada “todo el año”.

Me coloqué frente a la pared con mi péndulo, del lado del jardín, y me pare exactamente en la esquina exterior, donde se juntaba la pared mojada con la otra pared formando un ángulo de 90 grados.  Estando allí parada y empezando a sentir la energía del lugar, me di cuenta que habían dos palos de aguacate, uno a cada lado del vértice donde se juntaban las dos paredes.  Inmediatamente la percepción interna empieza a funcionar y empiezo a corroborar con mi péndulo la información que a mi corazón se me venía y digo a la señora:  –  Doña Juanita, estos dos aguacatales son pareja, son hembra y macho y al ustedes haber construido hasta aquí la unión de las dos paredes los separaron, ellos están tristes porque ya no se pueden ver el uno al otro, y esa tristeza es la pared mojada.  – Doña Juanita un poco incrédula me dijo:  Rosario, y qué nos sugiere que hagamos?  porque estoy dispuesta a probar todo!  –  Bueno doña Juanita, pues yo sugiero que pongan un espejo convexo aquí en el jardín, donde los dos árboles se puedan ver para que no se sientan solos…… –  estaba diciendo yo ésto cuando se oye:  ploc ploc ploc ploc varias veces y era un aguacate que en ese momento se desprende desde arriba del àrbol, pasa haciendo ploc ploc ploc ploc y  cae frente a mis pies.  Doña Juanita con la cara perpleja me dice:  Rosario, no me vaya a decir que el aguacatal le está contestando!?  –  Si Doña Juanita, el aguacatal está diciendo SI !  esa idea del espejo nos gusta!!  Para mí fue una sensación maravillosa cuando sentí el aguacate a cinco dedos de mis pies habiendo hecho todo el escándalo que pudo para que fuera notado.  Si, ese día nos habló el aguacatal y agradecimos juntas a Dios por el momento tan tan mágico que habíamos vivido.

Esta historia es real, no tiene nada inventado ni agregado, disfrútenla tanto como yo la disfruté, Salud!