Las Lagrimitas Mágicas

6 nen plorant

Muchas veces en la vida, sobretodo cuando éramos niños y nos caíamos, rápidamente nuestros padres o la persona que estaba cerca nuestro se acercaba a consolarnos.  El consuelo generalmente era:  no llores, ya estuvo, ya pasó, colita de rana si no sanas hoy sanarás mañana, y nos daban una sobadita, a lo mejor una paleta de dulce, y en realidad las personas pensaban que ya había pasado todo el asunto.  En parte, tenían la razón, algunas veces era cierto que ya había pasado el susto, el golpe, el trauma, pero en muchas ocasiones ese consuelo, con muy buena intención, sólo sirvió para bloquear nuestras lágrimas y lo que hubiéramos querido expresar.

Recordemos que cuando hay un accidente, cuando uno se cae, algunas veces significa que hay algo que queremos resolver, hablar o decir y que no estamos pudiendo hacerlo por alguna razón,  ya sea porque nuestros padres son muy estrictos y no nos enseñaron a expresarnos, o porque se espera que seamos “valientes” y los valientes no lloran.  El asunto es que, debido a que no hemos podido resolver ese problema que nos aqueja, nos caemos, nos golpeamos o tenemos algún accidente como botar un vaso, etc, etc.,

Hoy sabemos que no tenemos que esperar a que lleguen esos momentos para poder hablar, para poder contar lo que nos está pasando.  Hoy sabemos que no tenemos que esperar enfermarnos para poder llorar a mares y sacar todo nuestro dolor y nuestra frustración.

Muchas personas que van al terapeuta, o al psicólogo, o al psiquiatra dicen:  yo sólo llegé a la consulta, él sólo me saludó y no habló ni media palabra, yo dije todo, yo lloré la hora entera!.  Al inicio pensé que llegué a tirar mi dinero porque no me hizo ni me dijo nada, sin embargo, salí mejor, y me siento mejor y mis síntomas físicos han disminuido.  En efecto, esa “lloradita mágica” es capaz de quitar síntomas físicos, es capaz de hacernos sentir mejor, de volver a ver a las personas con amor, de quitar los odios que traíamos encima.  Así que este artículo es para resaltar la importancia y el valor curativo que tienen las “lagrimitas mágicas”.