Límites, la Interminable Pregunta

941727_535573046478375_990603729_n

LÍMITES, LA INTERMINABLE PREGUNTA.

Cómo se ponen los límites en nuestras relaciones y/o conmigo mismo?

Todos tenemos límites en nuestras vidas, los límites nos ayudan a desarrollar una relación sana con nosotros mismos y con otras personas. Por ejemplo, al manejar nuestro auto y no chocar al de enfrente o seguir en medio del carril, es un límite que nos ayuda a evitar accidentes.

Los límites son barreras físicas o normas verbales que separan nuestras responsabilidades, nuestros sentimientos, necesidades e intereses de los de otros. Nos ayudan a saber dónde termina y dónde empieza nuestra responsabilidad y dónde empieza y termina la de otras personas, sin caer en egoísmo, indiferencia o apatía. Cuando ponemos límites sanos empezamos poco a poco a resolver nuestros propios problemas, porque nos conocemos a nosotros mismos y podemos entrar en el proceso de aceptación personal, respeto y tolerancia con los demás.

El primer paso para cualquier relación o para cualquier límite, es empezar por nosotros mismos, desde cuáles son nuestras necesidades físicas y emocionales hasta delimitar nuestro espacio, aceptar nuestras emociones y conocer nuestra personalidad.

Por ejemplo: un paciente no lograba dormir, tenía insomnio y no entendía por qué, cuando vino a terapia fuimos buscando causas de por qué tenía insomnio y llegamos a la conclusión que no se estaba poniendo el límites para descansar, su nivel de exigencia era tal que si estaba acostado en la cama se desesperaba y sentía no estaba siendo útil, encontramos que desde niño este límite personal se rompió debido a que le decían: “Solo la gente inútil duerme y se levanta tarde”, el cargo de conciencia era tal al descansar o tomarse 1 día de descanso, que ahora de adulto este paciente no sabía como parar, trabajaba y trabajaba y no descansaba.

Después de liberar este bloqueo y quitar el Shock y trauma de este momento en su niñez hicimos un ejercicio que decía mas o menos así: Agradezco las enseñanzas de mí niñez, pero ahora soy adulto y yo puedo decidir cuando descansar y cuando trabajar, ahora me libero de las limitaciones del pasado, me doy permiso de descansar y no forzar mi cuerpo más allá de mis propios límites, estoy consciente de quién soy, soy libre y me amo.

Es impresionante todas aquellas barreras que ni nosotros mismos nos hemos dado cuenta que tenemos o que hacemos y todo, porque tal vez no me estoy poniendo límites sanos a mí mismo. Un fragmento de uno de los libros de Deepak Chopra que me encanta dice: La incertidumbre y la certeza son partes necesarias de nuestra vida, la Certeza debe existir para que haya orden, el orden natural de las cosas, el cielo arriba, la tierra abajo, pero la incertidumbre debe existir para darle paso a lo nuevo.

Por esto los invito a analizar cómo están los límites en nuestra vida y les dejo estos tips de cómo saber cuándo poner un límite sano en nuestras relaciones:

· Cuando prestamos a atención a nuestros sentimientos, por ejemplo: si nos sentimos enojados, culpables o usados, quiere decir que no se ha puesto un límite sano y es necesario ponerlo o cambiar uno existente.

· Algunas veces puede que necesitemos comunicarle verbalmente nuestros límites a las personas con las cuales los estamos estableciendo, desde nosotros mismos hasta alguien externo.

· Siempre que se ponga un límite estemos abiertos a escuchar opciones y dudas una vez estas sean dadas de forma respetuosa.

· El color que nos ayuda a poner límites de forma sana es el verde, usar una pulsera verde, tomar nuestros líquidos en color verde puede ayudar.

· Estos límites se refieren a tener buenas relaciones interpersonales con los valores de Respeto, Comunicación efectiva, Responsabilidad etc. No se refiere jamás a que estamos limitados para alcanzar nuestras metas, recordemos que somos seres libres en donde el CIELO ES EL LIMITE!

Salud! Josué.