Llorar es Sanar!

¿Es bueno llorar?

Diversos estudios sugieren que uno de los beneficios de llorar es la relajación, ya que podemos desprendernos de los sentimientos que dañan nuestro cuerpo.

Las lágrimas, además de limpiar y mantener lubricados los ojos, calman tu estado de ánimo y te generan una paz interior para recobrar fuerzas y afrontar cualquier tipo de situación. ¿Quieres conocer más beneficios?

1. Liberan el estrés. Al llorar se eliminan las sustancias generadas por la tensión nerviosa como cloruro de potasio y manganeso, endorfinas, prolactina y adenocorticotropina.

2. Estimulan las endorfinas. El cuerpo produce este tipo de hormonas durante el llanto, las cuales funcionan como un analgésico natural, al disminuir el dolor y mejorar el estado de ánimo, de acuerdo con información publicada en The New York Times.

3. Relajación profunda. En un estudio publicado en la Current Directions in Psychological Science se especifica que uno de los beneficios de llorar es que el cuerpo cambia de un estado de gran excitación a uno más relajado.

4. Evita los problemas gastrointestinales. Las personas que padecen úlcera o colitis crónicas derivadas del estrés, lloran menos que las personas sanas.

5. Mejora tu respiración. Un estudio de la Universidad del Sur de Florida sugiere que el llanto calma las emociones y estabiliza el ritmo de la respiración de las personas estresadas, quienes regularmente tienen un ritmo cardiaco elevado y una sudoración excesiva.

Fuente: Salud180.com

Nunca hay que reprimir el llanto

Reprimir el llanto puede ser muy perjudicial para la salud y hasta peligroso. El no llorar no es sinónimo de fuerza y no sirve de nada, al contrario trae muchos problemas futuros.

Reprimir el llanto aumenta los niveles de estrés, adrenalina, impotencia, rabia, decepción y cualquier sentimiento negativo, contribuye a mantener actitudes por impulso y no permite alcanzar a las personas la decisión necesaria para afrontar los problemas.

Puede acarrear el padecimiento de afecciones cardíacas, aumento de presión y en el peor de los casos la muerte por un paro o ataque al corazón.

También puede traer problemas como la embolia, el delirio y posibles derrames cerebrales, ya que el organismo no tiene forma de deshacerse de esos niveles excesivos de estrés, adrenalina y la carga emocional que conlleva no llorar.

Olvidarse de la vergüenza

Es una tendencia social ver a una persona llorar y pensar que es débil. No hay que dejarse llevar por este pensamiento colectivo, pues el llorar traer consigo más fortaleza que no hacerlo, ya que lo último refleja temor al futuro y el llorar quiere decir borrón y cuenta nueva.

La siguiente vez que se sienta ganas de llorar, hay que pensar en la salud y darle rienda suelta a las emociones, porque la salud debe estar por encima de cualquier prejuicio social. —

Interesante!1383928_10202033269421341_1968383944_n