RESUCITAR EL ALMA PARTE DOS

Lo extraño es que gran parte de estos bloqueos sucede sin que nos demos cuenta.
Todos nos hemos adaptado a que ¨la vida es difícil¨por carecer de alternativas.  Al igual que el bloqueo que va obstruyendo las arterias hasta llegar a tapar todo el conducto sanguíneo, el bloqueo que generan la lucha y la tensión crece poco a poco.

Me acodé de esto hace unos años cuando estaba en un aeropuerto esperando abordar otro vuelo.  Mi hija Millika tenía una niña de dos años, Tara, mi primera nieta.  Con frecuencia para pasar la aburrida espera en los aeropuertos llamaba a Tara desde mi celular.  Se volvió un ritual delicioso para ambas, para mí porque Tara reconocía mi voz y para ella porque el teléfono para una niña de dos años es un juguete mágico.

En esta ocasión, al colgar el teléfono me di cuenta de que una joven agitada se dirigía de prisa hacia donde estaba yo para tomar el vuelo.  Llevaba arrastrando a dos niños pequeños y entre su llegada tarde, el equipaje y el movimiento de los niños, la madre se veía abrumada.  Esto causaba también que los niños fueran llorando.  Vi que se acercaba el mostrador jalándolos.  Pero la joven no tuvo suerte, el vuelo estaba cerrado.  Insistió en que tenía que llegar a casa, su familia la esperaba.  Se notaba que no podía más después de un largo día.  Pero la empleada del mostrador fue terminante.  Las reglas son las reglas. Los pasajeros tienen que llegar a la sala por lo menos quince minutos antes del vuelo.

Frustrada, con los niños llorando todavía, la joven mamá se retiró.  Cuando ya no podía escuchar, la empleada le dijo a su asistente: – Qué podía hacer?  Tengo las manos atadas! – La asistente seguía con la mirada fija sobre la joven mamá. – Yo creo que las cosas siempre son difíciles,  – dijo moviendo la cabeza de un lado a otro.
La vida es una mezcla incomprensible de la alegría inocente de Tara (y la alegría que inspira en mí) y la lucha constante como la que experimentó la joven mamá.  No nos vemos a nosotros mismos eligiendo una alternativa o la otra, pero lo hacemos.  Para cada uno de nosotros las cosas eran como para Tara cuando empezó la Vida.  La tragedia es que aprendemos a luchar desde muy jóvenes, demasiado jóvenes para darnos cuenta de que nunca debimos abandonar la inocencia y la simplicidad.  Sólo en la inocencia se pueden recibir los dones del alma.  Una vez que aceptas que supuestamente hay que luchar para sobrevivir, esa suposisión se convierte en tu realidad que cuenta con su propia energía e impulso.  Tu cerebro aprende rápidamente a conformarse, y en cuanto se condiciona, el aspecto, los sentimientos y los sonidos del mundo quedan fijos (hasta que escapamos del condicionamiento).

SINTONIZARTE CON TU ALMA

Ya sabemos que el cuerpo tiene alma y al sintonizarnos con ella puede aumentar nuestra conciencia.  Sintonizarse es también la manera de abrir un canal hacia el alma.  Nos sintonizamos con el alma cuando decidimos crecer y expandirnos.  Por otro lado, al perder la sintonía, se bloquea la conexión con el alma  Siempre que elijamos retraer nuestra consciencia, el canal hacia el alma quedará bien cerrado.  A pesar del tono místico que usamos al referirnos al alma, conectarse con ella constituye una experiencia cotidiana.

SINTONIZADO

Las cosas me salen bien
Tengo paz
La respuesta es clara
Todo cuadra
Me siento en armonía con la situación
No hay obstáculos exteriores
Los extremos opuestos son compatibles
Estoy abierto a cualquier posibilidad
No juzgo, ni a mí mismo ni a los demás
Soy un ser completo

Cuando te encuentres fuera de la armonía de este estado, carecerás de conexión con tu alma.  Esta condición se presenta también en la experiencia cotidiana.

DESINTONIZADO

Las cosas no me salen bien
Estoy confundido e inseguro
La respuesta no es clara.  Avanzo y retrocedo.
Todo está en desorden
Me siento fuera de sincronía
Hay muchos obstáculos
Tengo un conflicto interno
Me parece difícil encontrar la salida
Sigo culpándome y culpando a otros
Me siento incompleto.  Debe faltarme algo.

Por favor no tomen estos extremos opuestos como parámetro absoluto o permanente.  Todos nos sintonizaos y resintonizamos a diario.  Nuestra conciencia se retrae ante el estrés como sucede con el cuerpo ante éste.  Nuestro objetivo aquí es lograr una conexión permanente que no se rompa y seguir avanzando, ya que hay personas que alcanzan momentos de conexión muy profunda que cambian su vida.

Libro Reinventar el cuerpo, Resucitar el alma.  Deeprak Choopra.