Reto para el lunes 7 de enero

No claudicar ni desanimarnos

Lo que nuestro  corazón desea no está fuera de nuestro  alcance, sin embargo requiere un poquito más de esfuerzo para que se puedan concretizar esos deseos y esos sueños.  No nos  demos por vencidos ni nos sintamos frustrados ni desanimados por los resultados que tenemos en algunos proyectos o situaciones en el presente; más bien, hay que hacer una evaluación honesta de los esfuerzos que hemos hecho y de las actitudes que hemos mantenido para realizar ese sueño o ese deseo y darnos cuenta que hace falta un poco más de crecimiento.

Puede que el materializar este sueño necesite de  más energía, paciencia, honestidad, y madurez.  No tengamos miedo ni nos desanimemos. Muchas veces nos preguntamos por qué no nos resulta un proyecto y no nos damos cuenta que para la realización de ese proyecto nuestro Ser tiene que crecer, avanzar, aprender alguna lección, madurar, evolucionar y hasta que eso no sucede, no logramos ese proyecto, y por lo tanto lograr ese proyecto significará haber crecido interiormente.

El ego normalmente abandona y claudica, y nos dice que no podemos, pero el Espíritu no, el Espíritu nunca renuncia a un sueño y sabe que todo es posible.   Ignoremos nuestro  ego que nos dice que claudiquemos, que ya no continuemos y volvamos nuestra visión  hacia nuestro Espíritu, acudamos a El,  y reconectémonos para recibir la determinación necesaria para seguir adelante y permanecer fiel a nuestros deseos y  sueños.

Nuestro Espíritu está capacitado para apoyarnos en la realización de todos nuestros sueños.  Hagamos todo lo necesario para crecer, para aprender y para lograr los sueños que hay en nuestro  interior.