Sanando el Chakra 2

El elemento del Segundo chakra es el agua.  Analícen cuán importante es el agua en sus vidas?  para poder determinar si hay que aumentar su consumo.  El agua es esencial para la salud y para nuestros cuerpos.  A todos los niveles celulares y en todas las reacciones químicas, el agua contribuye, porque lleva nutrientes y regresa la basura o lo que no nos sirve.  También es necesaria para lubricar nuestras articulaciones y membranas mucosas.

Es recomendado tomar seis a ocho vasos de agua cada día.  Si usted toma café, que tiene un efecto diurético, necesitará un vaso adicional de agua por cada taza de café que tome.  Cuando tenemos muy poca cantidad de agua en nuestro cuerpo, puede haber fatiga, estreñimiento, artritis, dolores de espalda y de nuca, hambre, depresión y alergias.  Se dice que una boca seca es el último síntoma de sed que indica además que el cuerpo ya está deshidratándose lo cual puede llevarnos hasta al hospital.

Debido a que la sed tiende a disminuir con la edad, y aunque nuestra necesidad de tomar agua permanece casi siempre igual, las personas mayores necesitan aumentar su consumo de agua aún cuando no sientan sed.

También es muy importante poner atención a la calidad de agua que tomamos.  A veces hay filtros que no están filtrando el agua adecuadamente y a veces hay incluso agua embotellada o del grifo y aunque se hierva, que no es de buena calidad.  Nuestro cuerpo siente cuando el agua es buena y cuando no lo es.

A un nivel emocional y hablando de este elemento como el elemento del chakra 2, el agua es como un camión de mudanza, porque no sólo nutre el suelo sino que transporta parte de ese suelo y esa tierra a miles de miles de kilómetros hasta llevarla al mar. Para que nosotros sanemos esas áreas emocionales donde nos hemos quedado estancados y bloqueados, necesitamos ser capaces de movernos y cambiar.  Este es otro de los propósitos del chakra 2:  hacer que nos movamos, porque sin movimiento no hay jornada, no hay cambio, y no hay evolución.

Cuando nosotros estamos abiertos a las corrientes internas de los sentimientos, naturalmente nos movemos.  Nos gusta ser movidos o hacer cambios porque eso nos pone en contacto con nuestro verdadero Ser, porque nos sentimos vivos y conectados con algo importante, con una fuerza o proceso más grande que nosotros mismos.  De este movimiento viene la energía y la pasión que estimula la fuerza de voluntad y el empoderamiento personal en nuestro tercer chakra.

Seguiremos aprendiendo sobre el tercer chakra pronto