Sanando el chakra número 2

Después que ya estamos bien enraizados en nuestro cuerpo, y media vez ya hemos establecido que nuestro cuerpo esta funcionando perfectamente bien,  (chakra 1)  el ser humano se puede empezar a mover en su jornada, en su camino.  Esta situación nos conecta con el segundo chakra, y el elemento aquí es el agua.  Mientras que la tierra es sólida y con forma (primer chakra), el agua es líquida y sin forma (segundo chakra) .  El agua sigue el camino que le ofrece menos resistencia y menos obstáculos y fluye hacia abajo, siguiendo la forma de la tierra o siendo absorvida por ella.

Mientras que la tierra del primer chakra nos da consistencia, el agua significa cambio.  Es a través del cambio que nuestra consciencia empieza a expandirse.  Sin agua, el crecimiento es imposible.  El agua hace que la vida sea jugosa.

Nuestros cuerpos, que están hechos en su mayoría de agua, estan formados por la estructura de nuestros huesos y músculos, pero dentro de esa estructura fluyen nuestras emociones y deseos, nuestras necesidades, nuestros sentimientos y sensaciones.

En Sanscrito, el nombre de este chakra es Svadhisthana, que se traduce como :  nuestro propio lugar.  Es en este chakra donde movemos los aspectos de nuestras emocionales y sexualidad.   Si nuestras raíces del primer chakra están profundas y bien regadas con agua, entonces nuestros frutos serán dulces. En sánscrito, el verbo “svadha” significa:  “endulzar”.  Es decir, que desde “nuestro propio lugar” (chakra 2), nosotros endulzamos la vida al  permitirnos sentir placer.

El placer es el principal motor del chakra dos, porque media vez las necesidades de la sobrevivencia son satisfechas, muchos seres vivos buscan sentir placer.  El placer promueve sensación de bienestar  y es una fuerza sanadora.  Nos enseña cómo abrazar a la vida, cómo movernos, cómo ir más allá de nosotros mismos.  El placer llega a nosotros a través de cualquiera de nuestros sentidos:  viendo una puesta de sol, disfrutando de una comida, estuchando música, disfrutando de una caricia del ser amado.  Los sentidos son las primeras puertas que comunican nuestro mundo interior y exterior.  El abrir nuestros sentidos es convertirnos en personas sensibles,  en lugar de insensibles. A través de los sentidos, nosotros entramos en contacto con los otros.

Estar con contacto es saber qué es lo que sentimos, es estar despiertos y enterados.  Estar en contacto es estar conectado.  La parte de la sexualidad en este chakra representa el requerimiento universal que tenemos los seres humanos de conectarnos o comunicarnos con los demás.  A traés del deseo, las emociones, el places y las sensaciones, nosotros entramos al complejo y maravilloso mundo de la sexualidad:  un lugar donde disolvemos nuestros límites y compartimos  la existencia con el ser amado.  Disolver nuestros límites es el principio de la jornada que sigue subiendo en nuestro Ser a través de los demás chakras y cuya última meta es entrar e la unión mística con la Consciencia Divina.

Continuará.  Esta información son resúmenes de diversos libros, textos y experiencia.

Recomiendo el libro Chakra Balancing de Anodea Judith de donde he aprendido la mayoría de esta información tan maravillosa.