Sanando un corazón cerrado

Muchos de nosotros hemos vivido situaciones en que nos hemos sentido dolidos del corazón, en que nos hemos sentido traicionados, en que nos hemos sentido mal tratados.  La reacción normal como seres humanos consiste en cerrar energéticamente el corazón (y ésto lo hacemos sin darnos cuenta por supuesto), para ya no volver a ser heridos nuevamente o para estar más fuertes y que no nos afecten estas situaciones, si es que vuelven a pasar.

En la Clínica hemos recibido a muchísimas personas con la energía del corazón completamente cerrada, y tal como el Caballero de la Armadura Oxidada, o como el Matadragones que tenía el Corazón Pezaroso, el corazón les duele a estas personas, o sienten “algo raro” en el corazón, o sienten pesadez, o sienten fatiga, o sienten que su corazón está enfermo.  Estas personas han ido a hacerse ya los exámenes de rigor con médicos y especialistas  que por supuesto, no han encontrado nada anormal en sus corazones.

Cuando la energía del corazón está cerrada, definitivamente sentimos molestias físicas y sentimos también un gran vacío porque no está saliendo energía de nuestro corazón al exterior ni está entrando ninguna energía de fuera a nuestro corazón.  Esto querría decir que  no se está dando ningún tipo de intercambio de sentimientos de amor, y nadie, absolutamente nadie puede vivir con la energía del corazón cerrado porque las consecuencias a largo plazo son:  un corazón enfermo fisicamente y una vida vacía sin amor.

Cómo hacemos para abrir un corazón cerrado?  Hay muchos métodos y los resultados son excelentes y la energía queda completamente abierta y la persona debe aprender a expresarse y a no volver a cerrar esa energía.  Entre algunos de los métodos que ayudan a sanar el corazón y a abrir completamente la energía están el Reiki, el Megabodylight y  el Colorlight,  entre muchos otros.

La intención de este artículo es que cada uno de nosotros no se conforme con vivir con el corazón cerrado porque lo más hermoso que tenemos como seres humanos es nuestra capacidad de amar, de dar amor y de recibir amor y no nos podemos perder de este privilegio y de este regalo.

Este sábado estaremos impartiendo un bellísimo taller de Reiki I y Reiki II para todas aquellas personas que quieran aprender a equilibrar sus energías y a canalizar energía sanadora a través de las manos.  Con Reiki se aprende a desarrollar el tercer ojo y a contactar con nuestro interior y con el interior de los demás.  Con Reiki uno se vuelve una persona más sensible, más humana, más amorosa y más sanadora.  Con Reiki empezamos a aprender a detectar cuando hay energías negativas irrumpiendo en nuestra aura y cómo neutralizarlas.  Con Reiki aprendemos a llenar de luz cada ambiente donde estamos y a apoyar al planeta en su evolución.   Este llamado a partiticipar de este taller es para todas aquellas almas atrevidas que quieren ser parte del avance de nuestras almas y de nuestro planeta.  Salud!