Yo adicto?

Casi nunca nos hacemos esta pregunta porque pensamos que una persona que es “adicto” o “adicta” es alguien que consume drogas, que fuma, que toma licor y no puede zafarse de esas costumbres noscivas.  En efecto, hay personas que dicen no poder deshacerse de esos hábitos a pesar de que están conscientes que las están destruyendo poco a poco.

Conocí a una señora que no podía ni siquiera entrar a la regadera de su casa a bañarse sin su cigarro, y tenía hasta un lugarcito especial en donde trababa el cigarro mientras estaba dentro de la regadera así a cada momento, podía sacar su mano y su cabeza del agua y dar una aspirada al cigarro.  Esto quiere decir que ni siquiera bañarse podía sin llevar a su compañero cigarro.  Por supuesto que esto es una adicción tremenda así como lo es el alcohol.  Tuve un caso de una persona que un día se despertó a las 3 de la mañana dentro de su carro en la carretera para Escuintla porque un policía le estaba tocando la ventana de su carro.  El ni siquiera sabía qué estaba haciendo allí, si había atropellado a alguien, si había violado o hecho daño a alguien por la inconsciencia en que lo hacía entrar el licor.  El sólo se recordaba que al terminar su trabajo del viernes se iba directo a la tienda de licores a comprar sus dos botellas y que empezaba a dar unos traguitos y a partir de allí, ya no se recordaba de nada hasta que despertaba de su legargo de dos días con un total desconocimiento de lo que había hecho en esos dos días.

Una adicción tremenda porque una persona en ese estado de inconsciencia puede hacer cualquier cosa y no se enteró que la hizo.  Otras personas son adictas a drogas y es un caso similar al del licor porque pierden la consciencia y en ese lapso hasta que medio recuperan la consciencia nuevamente no han un recuerdo de qué fue lo que hicieron.  Sin embargo, hay muchas otras cosas que podrían también indicarnos que somos adictos y no nos hemos dado cuenta.  Pueden  haber personas adictas a comer y no escuchar cuado su cuerpo les dice “no”.  Pueden haber personas adictas al trabajo, los trabajólicos, adictos al deporte (aunque es beneficioso, también se convierte en una adicción en algunas personas), personas adictas a los juegos en casinos, juegos de apuestas, o personas adictas a comprar.  También pueden haber personas adictas al sexo, a las pastillas de todo tipo, a ver televisión, a ir a los doctores, a parrandear.  Personas adictas al celular, a estar chateando en la computadora, personas adictas a otra persona, a la religión, o al sedentarismo. Cuando una persona es adicta a algo o a alguien, no tiene control sobre sí misma ni balance, y compromete su honestidad y su integridad.  Hay que saber reconocer cuándo una fuerza externa tiene más control sobre nosotros, sobre nuestra fuerza de voluntad, y sobre nuestro espíritu.  Y para romper una adicción se necesita de mucha perseverancia.

Busca en tu vida si hay alguna tendencia a necesitar a aguna persona o aa lguna substancia o actividad, que compromete o pone en riesgo tu integridad, tus relaciones, tu salud, y tu estado emocional y te hace ser co-dependiente en lugar de in-dependiente.  Co dependiente quiere decir que dependo de:  “co”  (algo o alguien) para estar bien, y ser  In dependiente quiere decir que dependo de “In”  (yo mismo) pasra estar bien.

Interesante no?