Ejemplo de un autosabotaje

pareja39-1

Tuvimos  en la Clínica el  caso de una mujer que  contaba que desde que había tenido su bebé  (tres meses atrás) ,se le habían desarrollado un montón de achaques y síntomas,  entre los que figuraba una depresión muy fuerte y ataques de ansiedad.

Ella se soltó a llorar de lo mal que se sentía al irme enumerando uno a uno todos los síntomas que la aquejaban.  Trabajamos buscando las causas, buscamos las soluciones a cada causa que apareció como lo hacemos en cada diagnóstico y se fué mucho más tranquila con su tratamiento que debería hacer durante tres meses.

Dos semanas después recibí un mail de su esposo diciéndome que su esposa efectivamente tenía 15 días de estar muchísimo mejor, pero que repentinamente había otra vez caído con un montón de síntomas y que estaba mal.  Se le  respondió que al día siguiente había un espacio libre y que la llevara a la clínica sólo para tranquilizarla y revisar cuál era la causa de sus nuevos achaques.

Al buscar las causas se encontró que la causa de sus nuevos achaques era un AUTOSABOTAJE.  Busqué en un libro que tiene más de 2 millones de autosabotajes cuál era y me marcó:  ME CONVIENE ESTAR MAL.

Le dije a ella:  –  no dejes que tu mente intervenga por favor Carmencita, yo sé que tú no lo haces a propósito, pero…… por qué le convendría estar mal a Carmencita?

–  ella se me quedó mirando y  tratando de profundizar la pregunta que yo le estaba haciendo, y volví a preguntarle,

–  qué beneficio obtienes estando enferma?  quién te atiende más?  quién te pone más atención?  quién te considera más?

–  inmediatamente sus ojitos brillaron como una forma de su interior de haber encontrado la respuesta y me dijo con una medio sonrisa que le cortó las lágrimas que estaban saliendo de sus ojos.

–  Mi esposo

–  tu esposo?  por qué?

–  Porque cuando estoy enferma me trata mejor, no me habla fuerte, no me exige tanto……. en cambio cuando estoy sana sucede todo lo contrario y…….me siento agotada con el bebé, necesito que no me exijan tanto y que me traten con amor.

–  Y ésto te sucedió en tu niñez? – pregunté

–  Ella respondió   –  Sí, cuando yo era niña recuerdo que sólo recibía atención y cariño de mis papás cuando estaba enferma.  Descubrimos que ese patrón de enfermarse para obtener atención y cariño la había acompañado a lo largo de su vida y en este momento había que sanarlo.

–  Pasé al esposo adelante y le conté de nuestro descubrimiento!  él recibió la información con su alma realmente y se lo agradezco,  porque se le acercó a su esposa, la abrazó y le pedí a ella que no esperara a que él adivinara sus necesidades, y menos a través de una enfermedad, que las pidiera sin pena y ella en ese momento le dijo:  –  necesito cariño, necesito que me trates bien y que no me exijas tanto.  –  el le respondió:  –  lo entiendo, lo siento  y quiero aprovechar (y lo dijo con mucha convicción y cariño) para decir que también yo necesito cariño.  Se dieron un abrazo y los despedí en la puerta de la clínica con alegría, satisfacción y la esperanza que ese hogar funcione con más amor y entendimiento.