Reiki en lugar de 5 pastillas!

 

Mi nombre ficticio es Lucía y quiero contarles que con muchísimo gusto estoy poniendo mi testimonio en esta página de la Clínica Bioenergética y Radiestesia, porque yo llegué a la Clínica con un diagnóstico de Bipolaridad y utilizando 5 distintos medicamentos.  Como ustedes saben entre los medicamentos por supuesto van los famosos Antidepresivos que pensamos que nunca nos los podremos retirar de nuestra vida diaria, ansiolíticos, estabilizadores del afecto, etc., etc.,  Empezé con un diagnóstico con Rosario y a partir de allí me fueron asignados mis tratamientos y mis productos naturales y dietas.  Poco a poco fui sintiendo el cambio y poco a poco el Pquiatra que llevaba mi caso, y al que agradezco su apertura a este tipo de medicina fue reduciendome la medicina de acuerdo a los cambios que yo iba experimentando.  Cuando ya me quedaba tan solo con dos medicamentos, recibí el Taller de Reiki y decidí que me haría el Auto Reiki todos los días, porque si iba a experimentar los resultados de una terapia, lo iba a hacer bien.

Empezé a hacerme mi Auto Reiki cada día y empecé a descubrirle la magia cuando empezé a notar la diferencia que sentía en mi diario vivir.  Aprendí que hay que hacer un tiempo diariamente para equilibrar nuestra energía y aprendí que nada es imposible y que no hay límites más que los que nosotros mismos nos imponemos.  Lo maravilloso de mi caso es que actualmente no utilizo ninguna de esas 5 medicinas que tomaba inicialmente y me mantengo con productos naturales, con tées de hierbas, colores, aromas, etc., eso sí, asegurándome que les son beneficiosos a mi Ser y mi Reiki cada noche y cuando me da tiempo, lo hago también en la mañana.  He establecido una rutina feliz, como yo le llamo, porque gracias a esos 30 minutos que me regalo diariamente mi vida es muy distinta y por supuesto me siento conectada con la vida, con la tierra, con las emociones, con la alegría.  Agradezco muchísimo a las personas de la Clínica Bioenergética y Radiestesia porque con su paciencia y su convicción que todas estas técnicas funcionan, me llenaron de certeza y de fé y me enseñaron esta maravillosa técnica que no dudo en recomendar con todo mi corazón.  Lucía