Sanando Fobias: testimonio hermoso!

url

Tuve un caso interesantísimo de una señora que llegó a la Clínica porque tenía fobia al agua.  Era tan fuerte su fobia que no podía ni siquiera meter el pie en la primera gradita de una piscina ni sentarse en la orilla por el terror que ésto le ocasionaba.  Fue un caso muy lindo porque esta persona era una Española que estaba por pocos días en Guatemala y volvía a España donde residía.

Le trabajé con la técnica que actualmente estoy trabajando en el Taller de Sanando Traumas y Emociones,  y por supuesto fue interesantísimo encotnrar primero dónde se encontraba el trauma original, que curiosamente no era trauma de ella sino de una abuela que estando en la playa había sido arrastrada por una correntada, por un alfaque y se había asustado tanto que había pensado que se ahogaba.  Tragó mucha agua y tuvo que ser rescataca por una persona que nadaba muy bien.  Ella no sabía por qué tenía tanto temor al agua y durante la sesión entendió que su temor se debía al trauma que no se había sanado en su abuela.

Lo quitamos y luego quitamos el miedo al agua.  Ella se fue, creyendo y no creyendo a la vez el tratamiento tan sencillo e interesante que habíamos trabajado en una sóla sesión.  Tres meses después llamó de España a la recepción de la Clínica y le dijo a la recepcionista que me diera un mensaje:  que estaba recibiendo clases de natación.  Me alegró muchísimo mi alma!