Testimonio de Reiki

 

Hemos tenido dos casos muy similares, y en esta ocasión el paciente, al que pondremos por nombre Pedro nos permite publicar su testimonio.

Pedro es una persona de 50 años, que llega a la clínica y me cuenta que está programado para que le efectúen una operación de corazón abierto en 3 semanas, pues le tienen que poner 3 bypases.  Esto significa romper costillas, y conectarlo a una máquina que funciona como corazón mientras le colocan los bypases y luego volverlo a conectar a su corazón.  Una operación que antes era muy difícil pero con la tecnología se ha convertido en una operación más fácil aunque es muy complicada y muy delicada.  Sólo teníamos 3 semanas para trabajar con don Pedro, y yo le revisé con energía, a través de la Radiestesia,  que la terapia más adecuada a trabajar en este caso era Reiki, pero a 4 manos, con dos terapeutas Reiki II.  Así lo hicimos y trabajamos durante 3 semanas seguidas, incluyendo sábados y domingos dos terapeutas al mismo tiempo durante una hora diaria.

Don Pedro se presenta dos días antes de su operación que ya estaba programada con el doctor para hacer sus últimos exámenes, y le pide al Dr. que le realice una vez más los estudios necesarios para verificar que las placas que están adheridas a las arterias y venas estén propicias para la operación.  El Doctor muy fino y muy abierto accede a realizar esos estudios una vez más para estar seguro…. y su sorpresa es que las placas han desaparecido por completo y suspenden la operación de corazón abierto de Pedro.  En un lapso de 3 semanas, sólo con Reiki y el tratamiento que se le dejó al paciente, las arterias y venas eliminaron por completo toda la suciedad que las estaba obstruyendo.

Pedro es una de las personas que no deja de asistir a sus terapias cada 15 días a la clínica y no deja de hacerse sus diagnósticos cada 3 meses.  Es un caso maravilloso, milagroso, agradecido y especial donde Dios y la fé de Pedro en poderse curar, aunado a la canalización a través del Reiki de la Energía Universal, entra a nivelar el organismo y los bloqueos tanto físicos como emocionales que Pedro pudo haber tenido.

Este testimonio es un agradecimiento a Dios, y también a los terapeutas que participaron en esa curación maravillosa.

Salud!